Seleccionar página

¿Es real que correr a ritmos lentos en los entrenamientos ayuda a nuestra condición física?

La respuesta es un rotundo SI.

Incluir sesiones a ritmos lentos en nuestras rutinas de entrenamiento nos van a ayudar a mejorar nuestra resistencia entre otros beneficios.

Los entrenamientos a ritmos lentos, de menor intensidad, nos aportan un aumento de la resistencia, reducen la fatiga, disminuyen las posibilidades de lesiones y favorecen a la recuperación muscular.

En el caso de corredores nóveles el correr a ritmos lentos les ayuda a crear una base para nuestra capacidad aeróbica mientras van fortaleciendo la musculatura y mejoran el sistema cardiorrespiratorio.

Correr a ritmos lentos

La capacidad aeróbica es la que entra en juego cuando hacemos ejercicio durante mucho tiempo, pero a una intensidad media o baja

Los días de entrenamiento en los que tocan hacer tiradas largas son los días perfectos para hacerlo a ritmos lentos, pues en este tipo de entrenamientos no debemos caer en el error de hacerlo a ritmo de carrera.

También, el día que entrenemos a ritmos lentos, nos ayuda a coger sensaciones positivas con la distancia a la vez que es perfecto para perfeccionar la técnica y trabajar nuestra respiración.

Correr a ritmos lentos favorece a una mayor quema de grasas

¿Cómo sabemos que es correr a ritmos lentos?

Tenemos que buscar mantener nuestro ritmo cardíaco por debajo del 80% de nuestro máximo mientras corremos, evitando entrar en zona anaeróbica 4 de FC.

Entendamos la FC=frecuencia cardíaca como el número de pulsaciones (latidos del corazón) por unidad de tiempo. Esta frecuencia suele expresarse en pulsaciones por minuto.

Otra manera de saber si estamos manteniendo un ritmo lento es corriendo un minuto por Km menos que el ritmo que llevaríamos en carrera.

La mejor manera de controlarlo es usando un pulsómetro al entrenar. (Aquí os dejo un artículo sobre los mejores pulsómetros del mercado).

Correr a ritmos lentos

En definitiva…

Al final, la clave está saber compaginar e introducir diferentes tipos de entrenamientos que nos ayuden a lograr nuestro objetivo y a mejorar como corredores cada día.

Así que ya sabes, para mejorar la base aeróbica, nada mejor que combinar entrenamientos a ritmos lentos con otros veloces. De esta manera conseguiremos llegar al día de la carrera siendo capaces de correr más rápido y con menos fatiga.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad